Claricia, Homiliario de San Bartolomé, siglo XII,
The Walters Art Museum, folio 64r.
Foto extraída de la web de Walters Art Museum

Durante toda la Edad Media hubo mujeres artistas que se desarrollaron en todo tipo de artes: la pintura, la escultura, el téxtil, la miniatura… de las que conservamos muchos nombres, aunque desconocemos en algunos casos datos sobre su vida. En la Edad Media se pueden establecer dos tipos de mujeres relacionadas con el arte: la mecenas y la artista. Las primeras eran, o bien de la nobleza, o monjas que encargaban obras para después donarlas a la Iglesia (como un códice, un cáliz, una pieza textil, etc.). Las segundas eran las artífices, normalmente monjas o hijas de artistas. Se sabe de todas ellas por las firmas que dejaron en las obras realizadas, que tanto podía mostrar a la patrocinadora como a la artista. 

Etapa artística: Edad Media
Género: Miniatura medieval
Obra destacada: Hildegarda de Bingen, Svicias, siglo XII.

CARACTERÍSTICAS GENERALES

Las obras hablaban de por sí y mostraban quién era el autor como muestra de fe, ya que en las inscripciones ponían el nombre y «me fecit» (en castellano «me hizo»). Por ejemplo, «Maria me fecit», como si la obra hablara. Uno de los campos del arte en el que las mujeres artistas de la Edad Media destacan formidablemente fue en la iluminación. La iluminación es la técnica de ilustrar con imágenes códices de forma que estas acompañaban al texto para una mejor comprensión del mismo. Uno de los textos más populares fueron los beatos: copias del comentario al Apocalipsis del monje Beato de Liébana, pero también existieron muchos otros códices, no siempre de carácter religioso, como es el caso de los tratados de botánica. Estas obras se realizaban normalmente entre varias personas: unas, encargadas del texto y, otras, de las miniaturas.

Dos de las artistas más importantes de este momento fueron las abadesas Hildegarda de Bingen y Herrada de Landsberg. Hildegarda de Bingen (1098-1179), abadesa de Disibodenberg y llamada Sibila del Rin, será conocida por sus visiones que llevaron a la creación de dos obras muy importantes, el Liber Scivias y el Liber Divinorum Operum. Hildegarda ilumina sus visiones con temas como la composición del universo [fig. 2], dogmas cristianos o historia natural entre otros. Será reconocida como doctora de la Iglesia en 2012. Herrada de Landsberg (1125/30-1195) por su parte dirigirá la creación del Hortus Deliciarum (El jardín de las delicias) realizado entre 1175 y 1195 aproximadamente por una comunidad de monjas. Este manuscrito es una enciclopedia miniada que narra desde la creación del mundo hasta su final, pasando por temas bíblicos o la lucha de los vicios y las virtudes. Los retratos de las autoras aparecen en una miniatura al final de la obra.

MOVIMIENTO

Tenemos constancia de mujeres miniaturistas durante toda la Edad Media, siendo la más antigua En (o Ende) una monja del monasterio de Tábara (Zamora), que es considerada la primera artista con nombre propio de la historia europea. Ende participó, junto con el monje Emeterius, en la iluminación del llamado Beato de Girona: un manuscrito miniado de finales del siglo X. Sabemos de ella porque firmó junto a su compañero: «Ende, pintora y ayudante de Dios; Emeterio, hermano y sacerdote».  No debemos olvidar que en este momento los monasterios eran mixtos, por lo que no nos debe extrañar esta colaboración entre monjas y sacerdotes. También conservamos dos curiosos autorretratos de dos monjas alemanas del siglo XII que participaron en obras, como la de Guda de Weissfauen, considerada el primer autorretrato de una mujer artista en Occidente. Se muestra dentro del homiliario de san Bartolomé conservado en la Biblioteca Estatal de Fráncfort de Meno. Firma con su nombre y lleva esta inscripción en latín: «Guda, una pecadora, escribió y pintó este libro».

ANÁLISIS DE OBRA

Otro autorretrato es el de Claricia, que en el Salterio de Augsburgo, realizado en algún momento entre 1175 y 1250 y conservado en el Walters Art Museum, aparece sujetando la letra Q con su cuerpo haciendo el palito de la letra y con su nombre inscrito [fig.1]. Hay varias teorías acerca de quién era Claricia, pero muchas apuntan a que esta mujer no era una monja sino una residente del monasterio procedente de una familia adinerada, ya que no lleva el pelo tapado sino suelto con dos largas trenzas.

FICHA DE LA OBRA
  • Autora: Hildegarda de Bingen
  • Título:Scivias
  • Fecha: SXII
  • Estilo: Miniatura medieval
  • Período artístico: Edad Media
  • Ubicación: The Walters Art Museum
BIBLIOGRAFÍA
  • CIRLOT, V. (2005). Hildegard von Bingen y la tradición visionaria de Occidente. Herder.
  • HARRIS, A. S. y NOCHLIN, L. (1976). Women artists: 1550-1950. Los Angeles County Museum of Art.
  • MARIAUX, P.-A. (2012). Women in the making: early medieval signatures and artists portraits (9th-12th). En Martin, T.(ed.). Reassessing the Roles of Women as “Makers” of Medieval Art and Architecture (pp. 393-427). Brill.
  • PATTON, P. (1997). Ende. En Gaze, D. (ed.): Dictionary of Women Artists (vol. I). Taylor & Francis.
  • ROSS, L. (2003). Artists of the Middle Ages. Greenwood Press.